El Campeonato del Mundo de MotoGP ha arrancado ya con la última cita de la temporada en el circuito Ricardo Tormo de Cheste, Valencia. Con la lluvia como protagonista, las dos primeras sesiones de entrenamientos del gran premio se han celebrado en mojado e incluso han habido dos banderas rojas.

El piloto Hawkers, Alex Rins, ha concluído el primer día en la décima posición con un tiempo de 1’43.051 tras una jornada complicada con mucha cantidad de agua y varias banderas rojas.

“Ha sido un viernes positivo”

Ha sido un viernes positivo, estamos décimos en la general pero me siento muy a gusto con la moto. Hemos empezado con buen pie. En el FP2 hemos probado un poco el neumático medio y blando (el delantero) y no estábamos muy seguros de qué funcionaría mejor pero la verdad es que  ha ido muy bien“, contaba el mismo piloto.

En la Fp1 ha habido bandera roja por las condiciones de la pista, pues había mucha agua concentrada y los pilotos deslizaban con facilidad. Cuando se ha rehanudado la sesión después de que interviniera el ‘safety car’,  Rins ha logrado un registro de 1’40.965, clasificándose también en la décima posición.

“Es uno de los circuitos que más drena”

Es uno de los circuitos que más drena. En comparación a los demás como… Silverstone, por ejemplo. La bandera roja de la FP2 ha sido porque había piezas en pista por la caída de Zarco. Esta tarde había bastante agua en la segunda sesión ya que ha llovido muy fuerte al final. En general todo el circuito está bien, en la recta un poco de ‘aquaplanning’ pero drena bastante bien“.

Con la cabeza puesta en el test del martes

El plan es empezar a probar cosas del año que viene a partir del martes. No queremos probar nada porque al final probar cosas importantes en un fin de semana de carreras, te puedes confundir y luego es peor“.

La previsión para mañana era de lluvia y aunque ha cambiado y parece que no va a llover, lo que es seguro es que no va a salir el sol. Habrá que estar muy atentos de quién se lleva la ‘pole position’ en un fin de semana que puede dar sorpresas.