Niccolò Antonelli lleva ocho años en la categoría de Moto3 del Mundial. Uno de los pilotos con más experiencia que ha ido viendo la competitividad y lo complicado que es hacerse un hueco en el Campeonato del Mundo. Este año se volvió a subir a lo más alto del podio y ocupa la tercera posición de la clasificación general.

«Pienso que cualquiera puede ser líder. Aunque es cierto que Canet y Dalla Porta empiezan a ir bastante fuertes. Nosotros tenemos que intentar combatir con ellos en todas las carreras», iniciaba el italiano.

«Me encuentro muy bien con el equipo actual. He hecho buenas temporadas en el pasado pero también hemos tenido algunas dificultades.. Ahora me encuentro bien de nuevo y estoy contento. Creo que es un buen momento para mí», argumentaba.

Antonelli ha cambiado de equipo en varias ocasiones durante su trayectoria y actualmente cumple su segundo año en el  SIC58 Squadra Corse, equipo creado por el padre de nuestro Marco Simoncelli.

¿Qué faltaría para terminar de ser más regular? 

«Realmente no falta nada. Tenemos que seguir así y hacer buenas carreras. El objetivo es estar siempre en el top10 y de esta forma podremos estar contentos al final del año».

En la categoría de Moto3 vemos carreras increíbles con muchos pilotos delante… ¿Cómo se viven? 

«Yo las vivo de forma muy bonita. Para un piloto cuando está delante es increíble, aunque a veces cueste porque somos muchos y todos van muy fuerte. Al final esto es nuestra vida y es muy importante ver que cuando trabajas día a día, los resultados llegan. Cuando estás liderando una carrera solo sientes una enorme felicidad».

Tercero en el Campeonato…

«Es pronto para estar contentos por la posición del campeonato, porque es fácil perder puntos de un momento a otro. Lo que está claro es que no nos podemos permitir errores… Cada error se paga caro y a medida que van pasando las carreras todavía más. Espero que podamos seguir en esa línea»

Victoria en Jerez, 50 carreras después. No ganabas desde Qatar 2016…

«Ha costado muchísimo… Fue increíble. Unas sensaciones únicas para mi y para todo el equipo. Fue un resultado importante para todos, fruto de tanto trabajo que llevamos haciendo desde el año pasado. Es bonito cuando después de tanto trabajo llegan los resultados, da mucha satisfacción».

Ocho años en MotoGP… ¿Subir de categoría? 

«Mi sueño es llegar a MotoGP. Aunque de momento el primer sueño digamos que es ir a Moto2. Todavía no tenemos opciones, de momento solo es un deseo, pero si que quiero pasar por Moto2.

Después de tantos años… ¿Subirías de Moto3 a MotoGP como lo hizo Jack Miller en su día?

No, eso seguro que no.