Brian Uriarte fué el primer piloto Hawkers. De hecho, tanto la Hawkers Riders Academy como la Hawkers Cup se creó para que este joven talento tuviera una plataforma para formarse y competir. El pasado fin de semana, logró su primera victoria en el ESBK, de la mano del equipo Monlau, el School Team Estrella Galicia 0,0. Con tan sólo 10 años de edad.

Un gran talento, es lo que vio Hawkers en Brian Uriarte, cuando en 2017 creó la Hawkers academy, unas instalaciones ubicadas en Elche (Alicante), para que el piloto cántabro pudiera entrenar y aprender sobre la disciplina de las dos ruedas en el asfalto. Además, también se le abrieron las puertas con la Hawkers Cup, creada con la misma intención, para que pudiera competir y aplicar todo lo aprendido en un fin de semana de carreras. Con él empezó todo. Fue el primer piloto Hawkers. Podríamos decir que es el pionero de un proyecto deportivo que a día de hoy, sigue dando oportunidades a los más pequeños.

El piloto entrenaba con las miniGP desde bien pequeño y comenzó a entrenar muchísimo en la modalidad de dirt track y también motocross. En uno de esos fines de semana rodando por los circuitos de tierra de Catalunya, Emilio Alzamora, CEO de Monlau Repsol Technical School, se fijó en el joven piloto para darle una oportunidad en el equipo School Team Estrella Galicia 0,0 en la categoría de Moto4 del ESBK.

Un equipo que también patrocina Hawkers, por la similitud en los valores y la idea de apostar por el talento y dar oportunidades sin que suponga un problema para las familias.

Con trabajo y esfuerzo, que es lo que caracteriza al piloto de 10 años, en la pasada cita del ESBK, celebrada en el Circuito Ricardo Tormo de Valencia, se subió a lo más alto del podio por primera vez en este certamen y siendo su primer año. No hay que olvidar, que en su debut, este mismo año en Jerez, logró la pole position a la primera y se subió al podio siendo tercero. 

«Hace mucha ilusión poder ganar en una categoría tan difícil donde las carreras son muy igualadas y hay muchos pilotos que lo hacen bien. Pero el trabajo siempre da sus frutos», nos contaba el pequeño. Además quiso añadir “quiero dar las gracias al equipo y en especial a Hawkers que me ha ayudado a crecer»