Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Xavier Domènech finalizaron la primera parte del Dakar 2019 con nota. Superaron la etapa maratón y prestaron su ayuda a numerosos participantes en apuros.

“El equipo está cansado pero fresco, con muchas ganas de seguir afrontando etapas”, comentaba Domènech.

 

El KH-7 Epsilon Team sigue superando cada etapa del Dakar con éxito, además de ayudar a muchos de los otros participantes. El equipo de Juvanteny, Criado y Domènech pasaron la dura etapa maratón, para después disfrutar de un día de descanso. De esta forma, finalizaron la primera parte del Dakar 2019, que por el momento está siendo más existosa que la pasada edición.

«Hemos pasado mucho tiempo ayudando a participantes que tenían muchas dificultades»

La primera parte de la etapa maratón presentó mucha variedad, con aparición de fesh-fesh (polvo finísimo y muy blando) el cuál es temido por muchos de los participantes, aunque sin las dunas de los días previos pero con muchas pistas rotas y con gran cantidad de piedras. Fue un reto para todos los supervivientes del Dakar 2019. Además, muchos de ellos pudieron seguir gracias a la ayuda de nuestro equipo. “La etapa se nos ha hecho muy larga y exigente porque hemos pasado mucho tiempo ayudando a participantes que tenían muchas dificultades, desde camiones hasta side-by-side [buguis ligeros], explicaba el mismo Juvanteny.

Todo se complicó todavía más después de que el MAN 6×6 sufriera el segundo pinchazo  – el segundo de la campaña- y tuvieron que esperar a que les trajeran otro neumático, ya que no les quedaban más. Pues el Dakar es un cúmulo de imprevistos y los participantes del KH-7 Epsilon Team saben sobreponerse a ellos tras años de experiencia. Xavi Domènech, quién participa por primera vez, también está aprendiendo mucho de sus compañeros y cada vez se encuentra mejor adaptado a la situación.

Si la primera parte de la etapa maratón fue de Arequipa a Tacna, la segunda suponía un total de 715 km en un recorrido a la inversa desde Tacna hasta Arequipa. Allí disfrutaron de un día de descanso merecido y más que esperado.

«Haber podido dormir casi cinco horas de tirón y darnos una ducha en el campamento militar donde hemos pasado la noche de esta etapa maratón. Ha sido una gran experiencia”, confesaba el ‘rookie’, Xavi Domènech.

Esta segunda etapa transcurrió de nuevo con el peligroso ‘fesh-fesh’ como principal obstaculo que ha hecho sufrir a muchos de los participantes. Los participantes del equipo que patrocina Hawkers se habían propuesto superar el desafío sin contratiempos y lo superaron a la perfección.

Con esta segunda etapa maratón, finalizaron la primera parte del Dakar superándola con brillantez y con muchas ganas  y motivación para las siguientes.