Los pilotos del Noyes Camp entrenaron en Tavullia (Italia) junto al piloto de MotoGP y los miembros de la VR46 Riders Academy.

Ferran Sastre y Gerard Bailo, pilotos del Noyes Camp Hawkers, se han convertido en los primeros especialistas de flat track españoles que visitan el MotoRanch VR46 de Tavullia. Para apoyar el proyecto de Kenny Noyes y su escuela de pilotaje, Valentino Rossi decidió invitar a estos dos referentes europeos de la disciplina, que disfrutaron de un entrenamiento junto al mítico #46. Una jornada inolvidable con la que el Noyes Camp sigue ampliando las fronteras del flat track español.

La experiencia para los pilotos asesorados por Kenny Noyes fue muy enriquecedora gracias a todos los miembros de VR46, quienes han creado un proyecto perfecto para que sus pilotos alcancen el máximo nivel, de acuerdo con Sastre:

“La clave es que nunca te aburres y que siempre puedes ir probando cosas, mejorando la puesta a punto de la moto y tus habilidades como piloto. Por muy rápido que seas, siempre puedes aprender de los demás. Aunque sea el mínimo detalle. Y eso marca la diferencia”.

Tanto Sastre como Bailo pudieron comprobar que ‘Vale’ cuenta con una técnica muy depurada a pesar de que el flat track no es su especialidad, una prueba del talento y la capacidad de trabajo que le han permitido ser uno de los pilotos más exitosos en la historia del Mundial del Motociclismo.

“Es muy suave y técnico abriendo gas, pero también frenando y pasando por curva. Trabaja muchísimo encima de la moto y eso le permite ir muy rápido. Sabe cuándo debe adelantar, cuándo cerrar un hueco y cómo aprovechar muy bien cada metro de la pista”, explica Bailo.

De acuerdo con ‘Ferry’, la superficie con la que crearon la pista del MotoRanch es “la ideal para un TT” (circuito con curvas a derechas), y Bailo cree que es un trazado “muy divertido, pero también muy técnico”.

“Tiene curvas lentas y rápidas, frenadas muy fuertes y otros puntos en los que hay que dejar correr la moto. Todo eso favorece los adelantamientos. La lucha es constante”.

Desde su creación, el MotoRanch se ha convertido en un lugar de inspiración y entrenamiento para pilotos de primer nivel, pero también en un referente mundialista porque ha permitido que muchos aficionados a la velocidad conozcan el flat track fuera de los Estados Unidos, el lugar de origen de esta disciplina. El Noyes Camp es uno de los firmes defensores del auténtico flat track americano en Europa, una filosofía que comparte con ‘The Doc’ y su MotoRanch. Kenny Noyes conquistó el título estadounidense de ProSingles en el año 2000 y, desde su academia de pilotaje, trabaja para fomentar el uso de los TT y de las llantas de 19″.

Fuente: Noyes Camp

Fotografías:  Camilla Fratesi (@Camilss)