Marcos Ramírez termina segundo en la carrera del Gran Premio de Alemania, donde su compañero de equipo, Lorenzo Dalla Porta, se ha llevado la victoria y es nuevo líder del mundial.

Marcos Ramírez ha salido como un rayo, colocándose en la segunda posición por detrás de Romano Fenati, que partiendo quinto, ha comenzado liderando la carrera. No obstante, el de Conil de la Frontera le ha adelantado en pocas vueltas y ha liderado durante muchos giros. Sin embargo, en Moto3, escaparse es muy difícil y pronto se ha formado un grupo numeroso de pilotos que luchaban por el podio. Sustos, adelantamientos, toques… Es lo que hemos vivido en 27 vueltas de infarto.

Además, Ramírez rodaba con molestias en la rodilla y el sábado tuvo que pasar por la ‘clínica mobile’, los médicos del mundial, para tratarse y poder disputar la carrera. Ante sufrimiento y dolor, que no le permitían cambiar de marchas cómodamente, la segunda posición es un resultado heroico. El piloto Hawkers se coloca así en la cuarta posición del Mundial.

«Quería ganar la carrera pero no era posible. Intenté escaparme pero me dolía mucho la pierna, ayer fui a la clínica para que me filtrasen porque no la podía ni mover. He empujado todo lo posible pero no podía cambiar de marcha en la primera curva y ahí he perdido una vuelta y toda esa distancia que había logrado. En todo caso, he terminado segundo, un resultado positivo para el campeonato y para el equipo, que hoy tenemos un primero y segundo lugar. Nos vamos a las vacaciones de verano con un buen resultado», contaba Marcos tras la carrera. 

Sobre el Mundial

«Veo que Lorenzo y Arón están muy igualados a puntos y luego hay un pequeño salto y estamos Antonelli y yo. Es normal que esté un poco atrás después de tres ceros. Si eso no hubiese pasado estaría pisándoles los talones. Aunque hemos subido a la cuarta posición y estoy muy contento. Me esperaba ganar hoy, he tirado pero no ha podido ser. Ayer no podía andar, me empezó a doler mucho la rodilla, no entendía por qué. Así que no sabía como iba a reaccionar. He hecho todo lo que he podido. Me he colado incluso dos veces porque no podía quitar la marcha. Me sentía muy cómodo. Todavía quedan 10 carreras, queda mucho mundial».

El vencedor, Lorenzo Dalla Porta ha completado un gran final de carrera y se ha convertido en el nuevo líder de la categoría pequeña, tras superar a Arón Canet, quién ha protagonizado una de las remontadas más espectaculares de los últimos años, recuperando hasta 20 posiciones y llegando a completar el podio.

De los pilotos de la VR46 Riders Academy, Niccolò Antonelli ha sido dúo décimo y Andrea Migno décimo noveno, en un día de sensaciones complicadas para ellos.

Ahora toca descansar y el mundial volverá el 2, 3 y 4 de agosto con el Gran Premio de la República Checa.