El piloto de Conil de la Frontera, Marcos Ramírez, ha concluido el último fin de semana de carreras del mundial de motociclismo en la novena posición. Partía séptimo y tras completar una carrera caótica repleta de caídas, ha sabido mantenerse encima de la moto para finalizar las 23 vueltas.

La lluvia ha sido la protagonista de este último gran premio de la temporada y nos ha dejado un fin de semana de sesiones en mojado y sorpresas. La carrera ha comenzado con varias caídas y ya podíamos percibir que iba a ser una jornada complicada y caótica. Marcos Ramírez ha realizado una salida correcta en la que se ha mantenido en la misma posición de parrilla, séptimo. Después, se ha relegado a la novena posición, ya que tal y como estaba transcurriendo la carrera que ha terminado con con más de 10 caídas, no ha querido arriesgar demasiado para no irse al suelo.

Finalmente se ha hecho con la novena posición completando todas las vueltas con ritmo, constancia y fortaleza para acabar la última carrera almenos en el top10.

La sorpresa del día ha sido la victoria de Can Oncu, piloto vencedor de la Red Bull Rookies Cup que participaba en este gran premio como ‘wild card’ para el equipo Red Bull KTM Ajo, donde militará la próxima temporada 2019. El turco se ha convertido en el piloto más joven en ganar una carrera mundialista. El campeón del mundo, Jorge Martín, ha sido segundo.

El título ya estaba decidido pero el subcampeonato todavía estaba en juego entre DiGiannantonio y Marco Bezzecchi, que ha terminado venciendo el piloto de Gresini por cuatro puntos de diferencia. Ramírez ocupa la décima posición de la clasificación general con 102 puntos, en una temporada complicada en cuanto a sus sensaciones con la KTM. Ahora, solo mira al futuro con la Honda del Leopard Racing.