El KH-7 Epsilon Team superó en la segunda etapa del Dakar 2019, su gran reto, donde el  año pasado se vieron obligados a abandonar. Esta vez enfrentaron la situación de la mejor forma posible con su camión MAN 6×6 en una plagada de dunas «llena de trampas», tal y como afirman los mismos participantes.

Jordi Juvanteny, Jose Luis Criado y Xavi Domènech están superando con éxito su paso por el Dakar hasta día de hoy. Tras completar la segunda etapa donde el año pasado tuvieron que abandonar, el optimismo se ha adueñado del equipo y confían en completar una gran participación. “La verdad es que podía haber salido mejor, pero estamos contentos de haber acabado y de llegar al campamento”, comentaba uno de los participantes tras conseguir superar el reto que el año pasado les dejó con un mal sabor de boca.

«Esta etapa era muy imporante para nosotros, el año pasado nos quedamos aquí colgados»

Esa etapa dos suponía una jornada que el equipo KH-7 Epsilon tenía marcada en rojo en cuanto a la clasificación de Producción, ya que el año pasado se quedaron enganchados en una olla de dunas, obligados a abandonar. “Esta etapa era muy importante para nosotros, porque tenemos que recordar que el año pasado nos quedamos aquí colgados. Haber podido terminar nos da muchos ánimos, pero ha exigido mucho esfuerzo de todos”, confiesa la Leyenda del Dakar Jordi Juvanteny. Los tres participantes superaron una la etapa que contaba con un mar de dunas donde se escondían multitud de obstáculos. “Ha sido una etapa muy dura, que nos ha hecho pasar multitud de vicisitudes. La especial estaba plagada de dunas y llena de trampas, con mucha navegación, pero la hemos terminado bien”, valoraba el copiloto español José Luis Criado.

Entre los obstáculos que tuvieron que superar el KH-7 Epsilon Team, el más relevantre fue cuando su camión de Producción quedó atrapado en una duna y salieron gracias a la ayuda del camión del equipo Riwald. Poco después, tuvieron que ayudar ellos al mismo equipo para salir de otra duna. Una pequeña anécdota que ilustra claramente el espíritu del Dakar, sobre todo en la categoría de los monstruos del desierto. La dificultad del recorrido de arena blanda es tanta para los grandes camiones que la ayuda mutua entre los participantes resulta imprescindible.

Líderes de Producción

El equipo completó la etapa tres en la 24ª posición, colocándose líderes de las clasificaciones de camiones de serie y 6×6. El MAN 6×6 del KH-7 mantuvo un gran ritmo a pesar de tener que asistir a los miembros del equipo oficial Iveco y sufrir un pinchazo al final.

“Esta etapa nos ha exigido un gran esfuerzo, el recorrido tenía muchas alternancias de terreno y hacía mucho calor”, comentaban los participantes sobre la etapa 3

Siendo lideres de las clasificaciones de Producción y 6×6 del Rally Dakar después de la tercera etapa que transcurrió entre San Juan Marcona y Arequipa, con 798 kilómetros en total y un especial de 331, Juvanteny y sus compañeros, Criado y Domènech han mantenido un buen ritmo a pesar de las alteraciones del terreno.

La etapa tres tampoco fue nada fácil, pues supuso una odisea para el equipo, además tuvieron que detenerse para asistir a uno de los pilotos oficiales de Iveco, equipo para el que KH-7 Epsilon Team ejerce de asistencia volante en carrera.

“Hemos tenido que parar para asistir a Ton van Genugten, que, por increíble que parezca, había tenido que dar su volante al jefe de filas del equipo, Gerard de Rooy, porque se le había roto. Le hemos prestado llaves y piezas antes de seguir nuestro camino”, explicaba el copiloto José Luis Criado.

Una vez estaban de nuevo en marcha, la etapa les exigió un gran esfuerzo, pues el recorrido tenía mucha salternancias y hacía mucha calor, tal y como ellos mismos contaban. Sin embargo, tuvieron que volver a parar junto a la playa para sustituir la rueda delantera izquierda tras sufrir un pinchazo causado por las piedras. Finalmente, llegaron al campamento alrededor de las tres de la madrugada después de completar más de diez horas de pruebas.

Sin poco descanso, hoy han arrancado con la primera parte de la etapa maratón, que para los coches y camiones terminará en Tacna, tras un recorrido de 663 km y una larga cronometrada de 406km.