Cuando alguien tiene claro lo que quiere, no hay más que ir a por ello. Un claro ejemplo es nuestro piloto alemán, Phillip Tonn, que se entrena en nuestra academy y disputa la Hawkers Riders Cup. A pesar de sus 13 años de edad, tiene el objetivo muy claro: llegar a lo más alto del motociclismo.

Phillip lleva cinco años relacionado con el mundo del motociclismo, comenzó con la disciplina de motocross y en su segundo año disputó el campeonato alemán de ‘pocket bike’ (ya en carretera), donde se llevó el título. Posteriormente se hizo con el campeonato de ‘minibike’ en dos ocasiones, también en Alemania. Entonces fue invitado a la última carrera de la Hawkers Cup en 2017 que se celebró en el circuito de Almería y terminó realizando la temporada completa esta última campaña de 2018.

Además, tanto él como su padre han realizado un esfuerzo admirable durante todo el año, con muchos viajes a España para poder entrenar y disputar las carreras de la cup. Cada dos meses, cuando el joven piloto tenía vacaciones del colegio, ponían rumbo a nuestra academia en Elche,  Alicante, para pasar una semana entera entrenando. En Alemania, las escuelas funcionan de forma diferente y cada dos meses tienen una semana de vacaciones. Pues bien, para Tonn no eran vacaciones, pero suponía mucho más; hacer lo que más le gusta.

Me lo paso muy bien cuando viajo a España en avión. Allí el clima es mucho más cálido. Me gusta porque se que vengo a pilotar y eso me encanta. En la Hawkers Cup me lo paso genial y el esfuerzo vale mucho la pena. Es una competición con un nivel muy alto y eso es positivo para aprender“, nos contaba el mismo piloto.

Tras un año alcanzando experiencia y aprendizaje en la Hawkers Cup, Phillip fue uno de los elegidos para disputar las pruebas de acceso a la Red Bull Rookies Cup la temporada 2019 y lo consiguió. Fue uno de los 13 elegidos entre 105 convocados.

“Estoy muy agradecido a la Hawkers Cup”

Estoy muy agradecido a la Hawkers Cup porque he aprendido muchísimo y eso me ha permitido dar el salto a la Rookies Cup. Estoy muy feliz. El día de las pruebas fue espectacular, me eligieron entre 105 pilotos, estuve todo el día muy emocionado. Tengo que decir que no me lo esperaba“, explicaba el joven piloto.

Todavía no sabe exactamente lo que le espera pero las ganas son infinitas y el objetivo muy claro; convertirse en uno de los más rápidos de la parrilla. No obstante, Phillip tiene claro que quiere seguir creciendo y la próxima temporada combinará la Rookies con la Hawkers Cup, así que el esfuerzo será el doble pero no conoce otra forma para perseguir sus sueños.

Phillip Tonn en el podio de Almería, última cita de la Hawkers Cup, tras ganar la primera carrera.