Hawkers Karbium Mir Team desembarcó en el Campeonato de España Cetelem de Superbike (ESBK), en la categoría de Moto4. Un proyecto nuevo con el piloto Romeo Sandoval, un joven talento que ya militó en la Hawkers Cup, y Marc Aguilar, que se unió al equipo en la segunda carrera celebrada en Montmeló.
El pasado fin de semana, equipo y pilotos estuvieron en el Circuito Ricardo Tormo de Valencia para disputar la tercera prueba del certamen. Las altas temperaturas durante todo el fin de semana, fueron un gran handicap para el trabajo de los equipos. Hawkers Karbium Mir Team trabajó mucho en la puesta a punto de las motos y cada vez que salían a pista, lograban mejorar su tiempo. No obstante, no fue fácil que tanto Romeo como Aguilar, se sintieran del todo cómodos encima de la moto, pues las condiciones eran extremas.
Marc Aguilar en una salida a pista en Valencia

En la carrera del sábado,  Marc Aguilar luchó en un grupo de seis pilotos en el que estuvo rodando durante varias vueltas. Cuando estaba más cerca de las posiciones de cabeza, fue perdiendo ritmo y no pudo mantener la buena sintonía hasta el final. Cruzó la línea de meta en la vigésimo primera plaza, aunque cabe destacar que fue su segunda carrera en Moto4 y el progreso ha sido más que notable. El domingo se colocó décimo octavo en la parrilla de salida, peleó en la zona de puntos, en el décimo segundo lugar, pero en la cuarta vuelta se fue al suelo tras tocarse con otro piloto.

En cuanto a Romeo Sandoval, el sábado se clasificó en la décima posición de parrilla pero durante el fin de semana, no encontró un ritmo constante y eso le penalizó. En carrera, estuvo rodando en un segundo grupo, que lideró durante varias vueltas y luchó hasta el final para terminar noveno. En la manga del domingo, mostró una buena progresión, rodó en el segundo grupo, ocupando la octava posición en casi todas las vueltas. En el último giro, concretamente en la curva dos, otro piloto le sacó de la pista y tuvo que cruzar la línea de meta en una discreta décimo cuarta posición.

Romeo Sandoval liderando el segundo grupo de carrera

Teniendo en cuenta que es un equipo nuevo, con moto nueva y apoyo de fábrica, el trabajo que se está realizando es mucho mayor. En Valencia, la climatología fue el peor enemigo para seguir trabajando en la línea correcta y encontrar la mejor puesta a punto. La semana anterior, el equipo realizó un test en la misma pista pero con esas condiciones tan extremas de calor, el trabajo no dio sus frutos. Aunque todos esperaban que los pilotos tuvieran el ritmo necesario para pelear en las posiciones delanteras, desde Hawkers, el objetivo siempre es el aprendizaje y la formación de los pilotos. Así que a pesar del resultado, el equipo salió contento con todo el esfuerzo implicado, convencido de que el trabajo es más que útil para el futuro de los pilotos.

La próxima cita será el 27 y 28 de julio en el circuito de Motorland, Aragón.