El piloto de Moto3, Marcos Ramírez, se ha clasificado en la tercera fila de parrilla en el Gran Premio de Valencia tras una sesión complicada en la que ha sufrido una caída.

A pesar de que ha sido una sesión más que apretada, el piloto de Conil de la Frontera ha podido salvar la lesión a pesar de no disponer de mucho tiempo después de haberse caído en la curva ocho. Se ha ido al suelo a falta de 29 minutos, ocupando la parte baja de la tabla en gran parte de la sesión. Finalmente ha podido salir y progresivamente ha ido mejorando su tiempo vuelta a vuelta, colocándose décimo sexto y terminando séptimo al final de la sesión. A pesar de que ha sido una jornada muy apretada en la que la primera fila de parrilla no se ha decidido hasta el último suspiro, Ramírez ha sabido estar por encima de las circunstancias para lograr una buena posición, firmando un registro de 1’47.783.

En las sesiones clasificatorias, el piloto del equipo Bester Capital Dubai, tiene dificultades por lograr una buena vuelta, tal y como él mismo apunta; “no soy un piloto rápido a una vuelta” pero, después, en carrera siempre da un paso adelante y nos regala grandes remontadas. Esta vez partirá desde la tercera fila y eso le motiva de cara a poder subirse al podio en la carrera de mañana. “Sería un bonito final de temporada, además de ser la última carrera con el equipo”, decía el mismo piloto. Como ya sabemos hace unas semanas, la próxima temporada 2019 militará en las filas del Leopard Racing, un equipo que ganó el campeonato del Mundo de Moto3 la pasada campaña 2017 con Joan Mir.

Aunque primero, el objetivo es finalizar la temporada en el cajón, así que la última carrera del año de la categoría pequeña arrancará este domingo a las 11h en el Circuito Ricardo Tormo.