La disciplina de karting ha arrancado con más fuerza que nunca con sus pruebas de pretemporada y este fin de semana se ha celebrado la quinta edición del ‘hivern karting’ en Chiva, donde Sandro Pérez ha realizado una participación espléndida a pesar de los contratiempos.

El piloto Hawkers ha disputado este encuentro en la categoría ‘alevín’ enfrentándose una vez más a una parrilla de pilotos españoles que participarán también en el CEK  (Campeonato de España de Karting) durante la temporada.

El sábado se celebraron los entrenamientos libres donde Sandro estuvo ocupando las posiciones delanteras en varias sesiones. Después se disputó la sesión cronometrada, que se vió mermada por un toque entre 4 y 5 pilotos en la salida, entre ellos Sandro. Hecho que le penalizó a salir desde la última posición y logró remontar hasta cruzar la línea de meta séptimo. Todo un logro teniendo en cuenta las circunstancias, pues el piloto protagonizó una gran remontada, dejando constancia de tu talento en la pista. Esta séptima posición suponía el punto de partida de la pre final del domingo. El día inició con un warm up como es habitual, donde Sandro se encontró cómodo con el motor y con buenas sensaciones. A pesar de partir desde la séptima posición tras el incidente del sábado y su gran remontada, en la prefinal logró completar una gra carrera finalizando tercero, una actuación que le afianza de cara a la suma de experiencia.

Como colofón, llegó la esperada final, donde Sandro partía desde la tercera posición pero de nuevo otro contratiempo le mermó poder lograr un mejor resultado. Tras un lance de carrera a final de recta provocó que Sandro se saliera de la pista, relegándose hasta la undécima posición y descolgándose del grupo delantero. El joven piloto logró remontar hasta cruzar la línea de meta en la sexta posición.

Sin embargo, Sandro y el Monlau Karting Team han completado un fin de semana de mucho trabajo en el que han avanzado a gran escala en cuanto a la preparación del motor  y chasis de cara a la nueva temporada. «Nos vamos con las cosas más claras en cuanto a la puesta a punto, aunque con un poco de mal sabor de boca por el resultado, porque teniendo en cuenta nuestras condiciones, hubiera sido mucho mejor«, contaba el mismo mánager y padre del piloto, Alex Mataix.